miércoles, 29 de octubre de 2014

¿TIENEN CEREBRO LAS MEDUSAS?


Recientes estudios están cuestionando la descentralización que habitualmente se atribuye al sistema nervioso de algunos animales, como es el caso de las medusas. El siguiente texto es un extracto traducido de un artículo publicado por Natalie Angier para The New York Times que recoge la opinión de varios científicos dedicados a este tema:
----------------------------------------

A pesar de su noble antigüedad, las medusas han sido ignoradas e incomprendidas por la ciencia convencional durante mucho tiempo, siendo consideradas como poco más que un protoplasma sin sentido y boca. Ahora, tras una serie de nuevos estudios, los investigadores han descubierto que las medusas poseen mucha mayor complejidad y matices de lo que parece a simple vista. En la edición del 10 de mayo de la revista Current Biology, el Dr. Anders Garm (Universidad de Copenhague) y sus colegas descubrieron en las medusas de caja un asombroso sistema visual, en el que una matriz interactiva de 24 ojos de cuatro tipos diferentes —dos de ellos muy similares a nuestros propios ojos— permite a las medusas navegar como marineros experimentados a través de los manglares donde habitan.

En The Journal of Experimental Biology, Richard A. Satterlie, biólogo marino de la Universidad de Wilmington, en Carolina del Norte, cuestionó recientemente la convencional idea de que las medusas carecen de algo semejante al sistema nervioso central del que tan orgullosos estamos los vertebrados. La distribución de las células nerviosas en una medusa puede ser comparativamente más difusa que en un animal con un cerebro claro y una médula espinal, dijo el Dr. Satterlie, pero el diseño apenas es un poco más descontrolado. Recientes y detalladas investigaciones en la arquitectura y la actividad neuronal de las medusas han revelado evidencias de una concentración neuronal, un lugar en el que las neuronas se unen para formar estructuras distintivas que actúan como centro de integración, cogiendo la información sensorial y traduciéndola en una respuesta apropiada.

«La conclusión es que las medusas hacen mucho más de lo que la gente piensa», dijo el Dr. Satterlie, «y cuando los libros de texto universitarios afirman que carecen de sistema nervioso central, están sencillamente equivocados».

El Dr. David J. Albert (experto en medusas del Laboratorio de Biología Marina de Roscoe Bay, en Vancouver) va más allá, insistiendo en que es justo declarar que una medusa posee cerebro. Pasó años estudiando la población residente de medusas luna en Roscoe Bay, a partir de una simple pregunta: ¿Cómo puede llegar a existir una población residente? Las mareas fluyen tanto dentro como fuera de la bahía a diario. Se suponía que las medusas vivían como el plancton, a merced de la corriente. Así que ¿por qué no se esparcen cuando la marea las arrastra a mar abierto?

El Dr. Albert descubrió que las medusas no son en absoluto una especie de "flotadores pasivos". Cuando la marea comienza a fluir hacia afuera, se montan en la ola hasta que llegan a un banco de arena, y luego se sumergen hasta alcanzar aguas más tranquilas. Permanecen en este remanso de paz hasta que la marea comienza a fluir de nuevo, momento en el que surgen y se dejan llevar de vuelta a la bahía. También descubrió que las medusas poseen medidores de salinidad y que en verano evitan el agua dulce que se vierte en la bahía debido al deshielo de la montaña, sumergiéndose igualmente hasta encontrar la concentración salina que satisfaga sus preferencias. Les gusta agregarse en bancos, y mediante las señales moleculares del exterior de sus campanas pueden distinguir a un compañero "amigable" de una medusa perteneciente a una especie depredadora que podría comérselas.

«Si una medusa luna se topa con una medusa depredadora, se da la vuelta y nada hacia arriba», dijo el Dr. Albert. Sin embargo, cuando se tropieza con medusas benignas de otras especies, cosa que suele ocurrir a menudo, «no sucede nada». 



LOS ORÍGENES DE LA VISIÓN: MEDUSAS
(Pinchar en la imagen para ir al enlace del vídeo)

El registro de actividad de las medusas se hizo demasiado extenso como para ignorarlo. «Si adviertes todo este comportamiento, debes preguntarte: ¿qué se precisa para ordenarlo y ejecutarlo?», comentó en una entrevista telefónica. «Estos no son simples reflejos, sino que son comportamientos metódicos». 

El Dr. Albert llegó a la conclusión de que las medusas debían tener algún tipo de cerebro. «Eso es lo que hace un cerebro —dijo— controlar el comportamiento».

A principios de este año, escribiendo para Neuroscience and Biobehavioral Reviews, el Dr. Albert recogió sus observaciones de comportamiento bajo el título ¿Qué hay en la mente de una medusa?, a lo que Albert respondió: «Mucho». 

________________________________________

Traducido por Igor Sanz.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Toda participación será bienvenida siempre que cumpla con las normas del blog. No obstante, con efecto de conseguir una comunicación civilizada y evitar de entrada situaciones indeseables, todos los comentarios deberán pasar por un filtro de moderación previo a su publicación. Gracias por su paciencia y comprensión.