jueves, 1 de enero de 2015

CASTRACIONES


Mucha gente del ámbito animalista se muestra a favor de las castraciones de determinados animales nohumanos, e incluso las fomentan. Considero que la inmensa mayoría de ellos son gente totalmente bienintencionada que se postula de esa manera con la intención de buscar una mínima solución más o menos inmediata ante la desesperanza que provoca el estar permanentemente contemplando las injusticias a las que se ven sometidos el resto de animales. Pero, a mi parecer, en esa postura se están cometiendo tres errores de planteamiento fundamentales que deberían tenerse en cuenta y sobre los que invito a la reflexión:

  • Primero: si somos los humanos quienes hemos conducido a determinados nohumanos a una situación desfavorable, no es justo hacerles pagar aún más a estos las consecuencias de ello, así como no es justo provocar un nuevo perjuicio en ellos para —supuestamente— solucionar los perjuicios anteriores.
  • Segundo: esa situación —como tantas otras— es una consecuencia directa del especismo y la cosificación de los nohumanos, por lo que, como ocurre siempre que se debe atajar un problema, lo lógico y razonables es ir a la raíz de dicho problema. Dirigir nuestros esfuerzos en las consecuencias del especismo en vez de hacerlo en el especismo mismo, es como (parafraseando a Joan Dunayer) tratar los síntomas en lugar de curar la enfermedad. Y no importa cuánto tiempo se tarde en curar dicha "enfermedad", porque mientras siga presente, sus "síntomas" no dejarán de asomar. De hecho, las campañas de castración han venido demostrando durante años lo poco satisfactorias que resultan para los propósitos que persiguen. 
  • Y tercero (y más importante): castrar a alguien (mutilar su cuerpo) en contra de su voluntad (y salvo aquellos casos donde esté verdaderamente justificada tal acción, caso de una enfermedad, por ejemplo) es una transgresión flagrante del derecho que todos poseemos a que sea respetada nuestra integridad física, así como un medio de utilizarlos para conseguir un propósito ajeno, es decir, explotarlos, toda una violación de su condición de personas. Si no somos capaces de entender y aceptar estos principios tan básicos, entonces me temo que la reflexión debe ser mucho más profunda. 

A mi entender, esto viene a demostrar lo fuertemente arraigada que está la concepción que arrastramos del resto de animales como medios para nuestros fines, así como nuestro criterio especista, puesto que incluso aquellos que han llegado a entender la injusticia de ello en buena medida y trabajan diariamente porque ese paradigma cambie, se ven ocasionalmente —como en este caso— empujados por esa mentalidad.

Resulta sumamente estridente, de hecho, que los animalista promuevan, fomenten e incluso practiquen castraciones en nohumanos, siendo éstas como fueron las que propiciaron en su momento el estado de esclavitud y sometimiento permanentes al que los humanos hemos reducido al resto de animales. Castrar a los nohumanos a quienes quería explotarse permitía controlarlos; controlar tanto su carácter y conducta, como su población, y eso es exactamente lo que se proponen también los animalistas que defienden y apoyan las campañas de castración. Lo único que cambia de una situación a otra es el fin último que se busca, pero quien quiera justificar los medios a través de los fines difícilmente conseguirá establecer límite racional alguno para dicho criterio, abriéndose así la veda para llevar a cabo medios tan abominables como podamos imaginar en nombre de cualquier fin noble. Solo juzgando individualmente los medios y los fines bajo los principios éticos podremos establecer unos límites correctos en cualquier caso.

Quienes nos posicionamos en contra de esta práctica, habitualmente solemos sufrir todo tipo de ataques y descalificaciones por parte de quienes la defienden. Como ocurre siempre, la gente no suele aceptar que se le cuestionen sus ideas y prejuicios más profundamente arraigados. Además, si ya resulta difícil hacer reflexionar a quienes no se cuestionan si sus actos son o no correctos, no digamos ya en aquellos que creen firme y ciegamente que lo son.

Las descalificaciones y calumnias a los que nos vemos sometidos suelen al final alcanzar grados tan irracionales como el de prácticamente acusarnos de ser poco menos que los culpables de la mencionada situación de algunos nohumanos (o incluso de machistas). Sin embargo, el catálogo de negros episodios producidos a lo largo de la historia de la humanidad es tan extenso, que una de las pocas ventajas que poseemos los veganos y defensores de los Derechos Animales es que no nos suele resultar difícil encontrar analogías con humanos que ayuden en la comprensión de lo que se trata de explicar.

Me sirvo una vez más de ello dejando a continuación varios reportajes que tratan algunos casos de esterilización forzada en humanos que han tenido lugar a lo largo de la historia. Quienes pusieron en marcha estos programas lo hacían también con el convencimiento de que con ello se obtenían resultados beneficiosos o que eran una buena solución a determinados problemas. Afortunadamente, estás prácticas son hoy por hoy firmemente condenadas, entendiéndose que implican una incuestionable vulneración de derechos fundamentales. Sólo el especismo puede impedir que el mismo criterio sea aplicado cuando los protagonistas son personas de otra especie. 

----------------------------------------

► Programa de esterilizaciones forzadas llevado a cabo en Perú por el gobierno de Alberto Fujimori:


► Víctimas del plan eugenésico de EE.UU. durante el siglo XX:


El plan eugenésico fue una de las primeras leyes aprobadas por Adolf Hitler nada más hacerse con el control del estado alemán:



Programa secreto de esterilizaciones forzadas del gobierno de Uzbekistán para controlar la población: 


► Esterilizaciones forzadas a mujeres gitanas en Suecia durante la segunda mitad del siglo XX:



________________________________________

Artículos relacionados:

20 comentarios:

  1. Hola Igor.

    Gracias por hacer este blog, no sé cuándo fue la última vez que leía notas tan acertadas como la de veganismo y otras tantas como el artículo de Patterson que habeís publicado. Te confieso que me ha vuelto los pies a la tierra, actualmente trabajo en problemas de ciencia cognitiva de lo que tradicionalmente se conoce como "filosofía de la mente", pero enfocado en animales no humanos.

    Te imaginarás que las lecturas y los trabajos que desarrollo me dejan sin espacio para volver a pensar como había comenzado: Con hartas ganas de ser activista y hablar a la gente sobre veganismo. Tu blog me ha animado de nuevo, así que no puedo sino decir muchas gracias.

    En esta nota estoy de acuerdo con lo que sostienes, sólo que sugeriría que nos hablaras sobre las alternativas a la castración o esterilización, por ejemplo sé de buena fuente que una castración química no afecta físicamente a esos animales y resuelve el problema que podría tener alguien en un albergue con bastantes perros o gatos que cuidar. Lo que desean las personas es sólo que no se reproduzcan los otros animales que están bajo su cuidado, -tal vez por ello son bienintencionados-, no desean que otra consciencia sintiente salga a los vaivenes de un mundo que los considera propiedad, pienso que si hablamos de alternativas a la mutilación podría ser mejor bienvenido nuestro argumento.

    En el fondo me da la impresión de que esas personas se sienten en el caso de la isla desierta: O bien mutilo a tales o cuales animales no humanos o bien dejo que se reproduzcan y se multipliquen para que en un año sea insostenible su manutención o su adopción o si se llegaren a enfermar y todas las demás calamidades que podrían padecer por su sobrepoblación. Se trata sencillamente de una medida profiláctica, así como una mujer embarazada cuando tiene un día de gestación, debe dejar de drogarse, beber y fumar en virtud del hijo que nacerá, así deberíamos prevenir la reproducción de los refugiados que hay en casa o albergues.

    Por supuesto hay que hablar de veganismo y hacer que las demás personas sean veganas y esa es la raíz del problema y la solución que eliminará de tajo las dolencias, sin embargo no es una solución a un problema de corto plazo, yo creo que tú tampoco dirías que la solución al hambre del día 23/01/2015 de todos los refugiados de Somalia sea no darles de comer sino hacer ver a los otros paises que necesitan cambiar sus políticas imperialistas. Pienso que a la raíz del problema se le debe hacer más por ella, sin embargo también hay que atender casos inmediatos, por esa razón sugiero que nos platiques un poco más de las alternativas que existen. He visto por ejemplo varios comentarios de activstas hablando de diferentes formas de prevenir la reproducción que no generan estrés ni sufrimiento como el dejar encerradas a las gatas en celo ni que tiene que ver con su mutilación.

    Muchas gracias por hacer este blog Igor, es un placer leer tu pluma, mi opinión es que tienes gracia y elegancia para contar las cosas.


    Juan Saúl Ortíz

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Juan.

      Muchas gracias por tus palabras. Eres muy amable. Me alegra saber que el blog está resultando de utilidad. Es una enorme satisfacción.

      Algunas alternativas ya las has comentado tú muy acertadamente. Ahora mismo estoy tratando de informarme en torno a los medios anticonceptivos y esterilizadores químicos para averiguar si es cierto que provocan efectos secundarios, tal y como suele comentarse habitualmente. Lo poco que he encontrado no lo considero demasiado fidedigno. Por lo que he podido apreciar hasta ahora, esa opinión está fundada en meros casos puntuales en los que se establece una relación causal muy poco rigurosa. Espero poder informarme más al respecto, aunque el trabajo y la falta de tiempo están provocando que me retrase en esta tarea.

      Otras alternativas que se me ocurren serían, por ejemplo, que tanto particulares como albergues hicieran sus adopciones discriminando sexualmente. La mayoría de refugios suelen ser específicos en algún sentido, y de igual forma que existen refugios para perros, refugios para gatos, refugios para aves, refugios para las víctimas de la ganadería, etc. podría también cada uno de ellos dedicarse a un sexo determinado, de manera que los machos fueran llevados a un refugio y las hembras a otro, pudiendo establecerse una colaboración mutua. Los refugios también podrían crear áreas separadas.

      Por otro lado, la cría de perros, gatos y algunos otros animales nohumanos ya ha sido legalmente prohibida en algunas partes del mundo, fomentándose las adopciones:

      http://thepetsjournal.com/es/actualidad/item/518-los-angeles-prohibe-vender-mascotas-de-criadero

      Me parece factible que esta solución se presentase en otros lugares si se instase a ello, no porque exista una verdadera consideración moral, sino porque a la mayoría de gobernantes y ciudadanos les desagrada la presencia de perros y gatos en sus ciudades. Estoy convencido de que una medida como esta es infinitamente más efectiva, porque, aunque no de la manera que considero correcta, al menos incide sobre aquello que origina que haya tantos perros y gatos en el mundo: su cría y comercialización. Ese es el motivo por el que las campañas de castración no sólo son inmorales, sino también inefectivas, porque no inciden sobre el problema de base. De hecho, hay estudios que revelan que las castraciones como solución a los problemas de la superpoblación son incluso contraproducentes, y que alguna clase de declinación sólo se presenta cuando las castraciones se ha llevado a cabo en más del 70% de los sujetos.

      Ya que menciono el desagrado que la presencia de perros y gatos callejeros provoca en la sociedad en general, creo que hay algo que tampoco debe desdeñarse, y es que este tipo de campañas y esfuerzos por eliminar o mitigar algunas de las consecuencias negativas del comercio de nohumanos, lo que consiguen en el fondo es auxiliar a la explotación animal. Es como si los animalistas dedicasen tiempo y esfuerzos a reducir las emisiones de CO2 que produce la industria ganadera o el impacto ecológico de la pesca intensiva. El propósito no es ese, desde luego, pero lo cierto es que al tratar de paliar algunas de las consecuencias indeseables de estas prácticas lo que se consigue es favorecerlas. Creo que este punto merece una profunda reflexión.

      Eliminar
    2. De todos modos, todo esto no son más que pequeños parches para una herida mucho más grave. Si no comento demasiadas alternativas es porque considero que la única alternativa real es la difusión del veganismo. La especial atención que se le presta y la urgencia que se solicita para este caso sólo responde a nuestros propios sentimientos y a que somo testigos mucho más presenciales de ello. Este no es un problema diferente de otras consecuencias del especismo y la cosificación de los nohumanos, y no vamos a poder encontrar muchas soluciones inmediatas efectivas porque en realidad ninguna puede llegar a ser efectiva mientras no cambiemos ese paradigma.

      Yo no soy de piedra, desde luego, y entiendo y comparto los sentimientos que se generan al ver a perros y gatos desamparados. Por eso mismo he convivido toda mi vida con animales nohumanos rescatados de la calle. Pero también me causa un profundo dolor pensar cada mañana al levantarme en los millones de individuos que ese día van a ser asesinados en mataderos, barcos pesqueros, laboratorios, etc., o en todos esos miles de pollos, cerdos, vacas, peces, crustáceos... que en ese mismo instante deben están agonizando terriblemente. Tampoco tengo soluciones inmediatas para ellos, y no me queda más que resignarme, apretar los dientes, y tratar de cambiar las circunstancias que provocan esto para que deje de producirse cuanto antes.

      Esto no significa tampoco que debamos rechazar cualquier medida paliativa, ni mucho menos. Cualquiera que se muestre justa, efectiva y que no interfiera sobre el foco principal sobre el que entiendo que debe incidirse, bienvenida sea. Yo no estoy diciendo que no haya que dar de comer a quienes tienen hambre, lo que estoy diciendo es que si esa hambruna está motivada por unas causas concretas y conocidas, entonces el trabajo debe estar centrado en la erradicación de esas causas, sin ignorarlo ni entorpecerlo. De hecho, esta entrada analiza una medida concreta, no todas ellas. En esta entrada no se están rechazando las adopciones, ni se está rechazando ofrecer ayuda a quien lo necesite. De igual forma que si alguien propusiera asesinar animales nohumanos para alimentar a los somalíes también me opondría, pero me opondría a esa medida concreta, no a cualquier medida de ayuda.

      Por otro lado, prefiero distinguir claramente lo que entiendo que son dos categorías diferentes y que deberían estar separadas: por un lado, el juicio moral; y por el otro, la búsqueda de soluciones. Si nuestro juicio depende de las alternativas existentes o de la presencia o no de soluciones diferentes, entonces caeremos en un relativismo moral que nos aleja de toda ética racional.

      Un saludo, Juan, y muchas gracias por seguir el blog y por tu participación en él.

      Eliminar
  2. Genial reflexión!!!! que placer es encontrar, de vez en cuando, a gente que tenga esta postura, tan valiente y separada del pensamiento tan aceptado que tiene la sociedad de hoy en día. No dejo de ver como para la gente la castración es algo de lo mejor, hay gente ultradefensora de ello, y siempre voy a sentir una incomprensión terrible por eso. Me encantaría hacer entender lo errados que están en pensar que algo va a mejorar, pero bueno, tienen esto demasiado metido en sus mentes ya desde que nacieron. Yo también experimenté el acusamiento de que "me gusta ver perros muriendo en la calle", "no me importa que sufran" que "por suerte nadie comparte mi opinión" y la verdad es que, me dá lástima.
    Puedo decir que, entre ver a un animal que ande vagabundo por la calle, buscando comida,(por mas que me duela) pero estando en su naturaleza por excelencia, con sus capacidades típicas, con su caracter NO CAMBIADO por una intervención quirurgica, etc, que trae desde que llegó al mundo, y entre la posibilidad de que ese animal NO LLEGUE A NACER, prefiero mil veces la primera. De hecho podría ser la única aceptable para mí.
    Me parece tan tonto el pensamiento exagerado de PRO-CASTRACIÓN: "evita que miles de animales mueran día a día"....... Y, sí, no mueren porque tampoco nacen.
    Pero sin la concientización sobre los animales que necesita mucha gente, a los menos perros o gatos que nazcan, se los va a seguir maltratando, arrollando, envenenando, etc (cosas que no siempre pasan), pero los "pro-castración" suponen que todos los perros terminarán de esa manera, descontando que otros miles tendrán un futuro en el cuál serán recogidos, o hasta vivirán en la calle, pero felices, sin problema alguno. Acá también entra el tema (creo yo) de la costumbre que tienen las personas a la domesticación, al pensamiento de que los perros siempre necesitan y deben estar bajo el calor de un hogar y el cuidado de un humano, no teniendo en cuenta que el perro también disfruta de estar en la calle, tiene capacidades para ello, y que lamentablemente los animales deben llegar a un momento triste naturalmente, (la naturaleza jamás fue felíz). Obviamente, si se puede evitar que un perro esté sufriendo, sería genial, y así hacerlo con todos los que hay en el mundo, pero negarles la vida o derechos sobre su cuerpo, sobre sentimientos de celo, carácter, etc, me parece que es una """solución""" que eligieron porque es sencilla, "corte, y a otra cosa" sin pensar más allá en el animal.
    No conocía la "castración química" y desde que acá hablaron de ello, investigué un poco y la verdad es que me convenció bastante, porque por lo que vi, con ella se logra lo que (supongo) que queremos; reducir MEDIDAMENTE, UN POCO (al menos yo, lo quiero así) la natalidad controlando, con la mínima violación posible y minima molestia posible que se pueda de los animales. Leí que el animal, bajo esta intervención, no vá a cambiarle el carácter, ni le es mutilado, y tiene grandes posibilidades de estar en celo e incluso el coito.
    También siempre me pareció que para querer y respetar un animal hay que encargarse de él, como bien dijiste, por más que no sea lo mejor, a veces pueden separarse a las hembras de los machos y así evitar lo que tanto se quiere evitar. Conozco tanta gente, que por no querer sacar al perro con una correa, evitar que se escape, o cualquier cosita que los haga tener un esfuerzo y responsabilidad para no llegar a la reproducción tan indeseada, prefiere castrarlos y a otro tema. Ellos piensan que eso es responsabilidad. Pero no es más que una desatención hacia los sentimientos, derechos del animal.

    ResponderEliminar
  3. Por otra parte, quiero decirte que es muy importante que en la sociedad, poco a poco, haya gente que piensa como vos, que se anima a decirlo aunque a veces cueste, y se reciban millones de críticas de una masa que sólo sigue al rebaño de ovejas muchas veces sin pararse a pensar un poco, y por favor ¡¡Que nadie te vaya a quitar este pensamiento!!, yo creo que, tardará mucho, porque se necesita mucha concientización y veganismo como bien decís, pero en un tiempo va a implementarse más seguido en más personas.

    ResponderEliminar
  4. Entiendo y estoy de acuerdo con tus puntos en su gran mayoría, lamentablemente, como vegana y rescatista responsable sería muy poco realista el no castrar a los animales a los que he rescatado, por múltiples razónes, una de ellas es el evitar que la gente siga lucrando con sus crias, otras el hecho de que la convivencia en mi casa sería muy dificil si no se esterilizaran, lamentablemente el daño ya está hecho y la única manera de ayudar es esterilizando y rescatando. Lamento contradecir a algunas personas que piensan que los animales deben de vivir en libertad en las calles pero la verdad es sumamente cruel, he recogido animales quemados, violados, con tumores, con enfermedades de la piel a los cuales nadie hubiera ayudado y que seguirían procreando animales muriendo de hambre, sed o enfermedad en las calles, buscando como parir a sus crias en algún basurero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Faby.

      Muchas gracias por comentar.

      El hecho de que haya personas dispuestas a lucrarse a costa de los animales nohumanos no justifica que vulneremos sus derechos. Observo aquí por otro lado un error de causalidad, porque castrar a los nohumanos con los que convivimos no va a incidir en modo alguno sobre esa actividad.

      Además, no estamos hablando de ninguna práctica clandestina. Esta forma de lucro se realiza bajo el auspicio total de la ley y la opinión pública en general. Es por este motivo por el que las campañas de castración resultan al mismo tiempo ineficaces en cuanto a los fines que persiguen. Las campañas de castración se vienen promocionando desde hace muchísimos años, pero son los propios colectivos que las promueven después los que advierten del incremento paulatino de animales abandonados o desamparados. Es innegable el fallo de la ecuación.

      El fin de este problema llegará por el mismo cauce que la mayoría: la educación de la sociedad. A partir del momento en que la mayoría de la sociedad rechace esta actividad, su fin será inminente. Se dejarán de traer más animales nohumanos al mundo, se prohibirá su comercialización y podrán ofrecerse infinidad de soluciones sencillas para los que ya están aquí. Digo esto en referencia a este caso particular, pero todo ello es perfectamente extensible para cualquier otra forma de explotación especista. Por eso el activismo vegano educacional es la única solución real para todos estos problemas. Lo demás es luchar contra molinos de viento.

      La convivencia con nohumanos es siempre complicada. Ellos tienen sus propias normas de convivencia y no entienden nada de las nuestras, de manera que no podemos esperar que la relación con ellos en un hogar sea sencilla. Pero entiendo que quien asume la responsabilidad de hacerse cargo de un nohumano debería hacerlo con todas las consecuencias. No podemos aceptar voluntariamente esa enorme responsabilidad y después quejarnos de los problemas que nos acarrea. Tampoco la convivencia con los niños es sencilla. Los niños lloran, rompen, manchan, protestan…, y su crianza es a menudo sumamente estresante y complicada. No obstante, quien toma la decisión de tener o adoptar un hijo asume esa carga, no ocurriéndosenos la idea de castrarlos para que así estén más tranquilos y procuremos una convivencia más sosegada. A mi juicio, la lectura en el caso de los nohumanos deberías ser la misma. No encuentro motivos para que no sea así.

      Eliminar
    2. No creo que la libertad sea algo “negociable”, por decirlo de alguna manera. La libertad no debería cuestionarse, porque se trata de un derecho básico que nos pertenece a cada uno de los seres sintientes del planeta. Esto sin embargo no significa que debamos dejar en la calle a todos los animales nohumanos. Con aquellos que están en el mundo por causa nuestra hemos contraído una deuda que no podemos ignorar. Si nosotros hemos traído al mundo a alguien que no puede valerse por sí mismo, entonces tenemos la responsabilidad de haceros cargo de él, siempre dentro de los límites morales que exigen tratarlo como un fin en sí mismo, por supuesto.

      Ahora bien, en cuanto a los individuos que sí demuestren ser capaces de valerse por sí mismos no existe razón que justifique coaccionar su libertad o intervenir en sus vidas, y el hecho de que algunos puedan llegar a verse en situaciones complicadas o que existan personas desalmadas no es tampoco un argumento que permita vulnerar este imperativo elemental. La vida es dura para todos, no sólo para unos pocos. Pero la dureza de la vida no justifica vulnerar derechos ajenos. Además, creo que muchas de estas reacciones están motivadas por nuestros propios sentimientos más que por los sentimientos de las víctimas. Por eso la atención suele dirigirse casi mayoritariamente no hacia individuos concretos, sino hacia especies que acostumbran a despertar en nosotros respuestas paternalistas, independientemente de la situación particular.

      No dudo ni por un instante de la buena fe de estas actitudes, pero si queremos obrar éticamente debemos tratar de actuar con la mayor objetividad de la que seamos capaces y cuestionar buena parte de nuestra perspectiva.

      Recibe un cordial saludo, Faby, y gracias nuevamente por compartir tu opinión.

      Eliminar
  5. ¿Toda intervención en sus cuerpos es inmoral? Dices que cuando existen fines médicos, ya no. ¿Qué definirías como "fines médicos"? ¿Cuando la enfermedad ya existe o también a modo de prevención?
    En santuarios, a muchas gallinas rescatadas de granjas se les esteriliza a modo preventivo porque experimentaciones genéticas provocan que pongan una cantidad alarmante de huevos que les traen muchos problemas en sus vidas. ¿Qué opinas de eso?
    * http://www.elhogarprovegan.org/ESP/vive-vegano/articulos-y-recursos/214-castracion-de-gallinas
    ¿También te opones a vacunas preventivas en humanos u otros animales incapaces de dar su "consentimiento"?
    * https://infosida.nih.gov/contentfiles/vacunaspreventivascontravih_fs_sp.pdf
    ¿Qué pasa con la castración en perros y gatos que intrínsecamente les quita los dolores del celo? ¿Eso no es algo positivo para ellos? ¿O cuando les reduce las probabilidad de aparición de tumores, embarazos psicológicos, hernias, quistes, etc? Eso solo es lo propio de las castraciones, ni hablar que evita tanto sufrimiento por cargas del embarazo, partos y dolor en las crías (especialmente callejeras).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas.

      Gracias por tu comentario.

      Entrecomillas la expresión “fines médicos” como si me estuvieses citando, e incluso me preguntas qué entiendo con ella, pero yo no veo que haya empleado esa expresión en ningún momento. De hecho, así tal cual no parece resolver gran cosa. Buena parte de la experimentación animal también se da con fines médicos y no estoy en absoluto de acuerdo con ella, por ejemplo. Tampoco acabo de entender el entrecomillado de la palabra consentimiento.

      Yo creo que el tema de las intervenciones médicas se sale mucho de la discusión propuesta en esta entrada. No es sencillo establecer parámetros generales que puedan superar todos los aspectos a tener en cuenta a la vez que las particularidades que presenta cada caso concreto. Por ejemplo, hablas de los “dolores del celo”, pero lo cierto es que las hembras que padecen algún tipo de dolencia durante el periodo de celo son una minoría, siendo cada caso un efecto sintomático de causas igualmente particulares. Además, se trata de un tema que va más allá de la cuestión de las castraciones también. Los límites respecto a las intervenciones de carácter médico atañen a cualquier órgano o extremidad.

      Lo que puedo decir a modo genérico es que los argumentos de la prevención o los beneficios no los encuentro válidos en absoluto. Si así fuese, entonces la cuestión sería extrapolable a los seres humanos y también estaría justificado someternos a nosotros a castraciones forzadas, dado que ello también podría beneficiarnos y nos prevendría igualmente de algunas posibles complicaciones futuras. Tal y como yo lo veo, las intervenciones deben hacer frente a un peligro real contra la integridad del sujeto afectado, no a un posible peligro. Es la misma diferencia que hay entre cortar la pierna gangrenada de alguien y cortar la pierna a alguien por temor a que se le gangrene. Las vacunas, por su parte, no creo que puedan considerarse una cuestión análoga, ya que estamos hablando de intervenciones que atentan contra la integridad física de los sujetos. Una vacuna sería más bien equiparable a un medicamento oral, por ejemplo.

      Pero insisto en que esta temática se sale mucho de la cuestión tratada. Aquí se están criticando las castraciones que se llevan a cabo con propósitos ajenos a los nohumanos, especialmente la reducción de su población o el control sobre su reproducción. Son fines que perseguimos nosotros, no ellos, y lo que hacemos en estos casos no es otra cosa que emplear a los nohumanos como meros medios para conseguir esos fines. Estos casos no son aceptables en absoluto porque representan una flagrante forma de explotación.

      Tal vez nos cueste ponernos de acuerdo en cuanto a cuáles son los factores médicos que pueden llegar a justificar una castración, pero al menos habremos avanzado considerablemente si entendemos que sólo algunos factores médicos pueden llegar a justificarlas.

      Un saludo y gracias nuevamente.

      Eliminar
    2. Hola.
      Es decir, considerás ético intervenir en sus cuerpos sin su consentimiento cuando existe necesidad. ¿Es correcto?
      Eso quería saber, entender a qué te referías cuando decías en "caso de enfermedad", eso dijiste explícitamente. No "fines médicos", tienes razón.
      Y quizás fue un mal uso de entrecomillado en ambos casos. Lo acepto.

      Sí, estamos de acuerdo en que solo ciertos factores pueden justificar una cirugía o intervenir en sus vidas, pero diferimos en qué casos y por las razones. No estoy tan segura que sea por consentimiento, de ahí viene el entrecomillado, me hace ruido ese concepto, no puedo justificarlo. Me inclino más por ahora, solo por el sufrimiento arbitrario, pero tampoco creo que lo que planteo sea contrario a eso.
      No considero correcto las cirugías u operaciones sin sentido como el corte de orejas en perros por "estética", por ejemplo.
      Me parece un sufrimiento innecesario. Pero yo sí considero válido los argumentos de la prevención, beneficio y necesidad.

      Ahora, ¿por qué no considerás válidos los argumentos de la prevención o los beneficios?
      Dices que porque no lo aceptaríamos en humanos, pero eso no explica mucho. Supongamos que lo acepto en humanos, ¿qué ocurre ahí?
      Otras situaciones:
      ¿Considerás que por necesidad se puede intervenir en los cuerpos de personas que sí pueden dar su consentimiento?
      Por ejemplo, los Testigos de Jehova rechazan las transfusiones sangíneas.
      -https://es.wikipedia.org/wiki/Cr%C3%ADtica_a_los_Testigos_de_Jehov%C3%A1
      En una situación más análoga, ¿no considerás correcto intervenciones en humanos incapaces de dar su consentimiento para operaciones por prevención?
      Por ejemplo: http://www.breastcancer.org/es/tratamiento/cirugia/mast_preventiva

      Y aprovecho para sacarme de dudas, ¿por qué considerás importante éticamente la existencia del consentimiento?
      ¿Por qué considerás que está justificado decidir por ellos en situaciones de necesidad?

      En los ejemplos de las vacunas que pusé y lo de los medicamentos orales que mencionas, en esos casos al igual que la intervenciones quirurguicas, se está actuando sobre el animal sin su consentimiento. ¿Por qué ahí es diferente?

      Si yo apoyo las castraciones no es porque los humanos se ven "perjudicados" por su reproducción, sino porque reproducirse para ellos en sí mismo les provoca mucho sufrimiento.

      Un saludo.

      -Karla.


      Eliminar
    3. Hola de nuevo, Karla.

      Hombre, yo diría que sí que explica algunas cosas. Explica, por ejemplo, que estaríamos adoptando actitudes diferentes en función de la especie de los afectados (especismo) y violando con ello el principio de igualdad. Si fuera aceptable en los humanos, también lo sería en los nohumanos, claro, pero el caso es que no lo es. Podemos entrar a discutir si los imperativos ético elementales que hemos establecido en relación con los humanos son o no los correctos, pero eso supera con mucho la pretensión no sólo de esta entrada, sino del blog entero. Yo personalmente no lo aceptaría, y dudo que haya personas que aceptasen tal cosa con honestidad, incluida tú misma. Los reportajes que acompañan este ensayo lo atestiguan, y la mirada de espanto y repulsa con que observamos esos casos también. Así que se puede ir más allá de los discutido y proponer una ética distinta en relación a los seres humanos, pero quien lo haga tendrá por delante la ardua tarea de justificar una ética que en realidad va en contra de los intereses individuales de todo el mundo. Además, este tipo de ejercicios hipotéticos sí que parecen bastante inútiles. ¿Sería aceptable comer animales nohumanos si aceptásemos el canibalismo? ¿Qué nos resuelve eso?

      De todos modos, la prevención o el beneficio no son justificaciones insuficientes sólo porque lo sean en el caso de los humanos, sino también porque un argumento semejante podría ser empleado en favor de cualquier cosa. A todo podríamos atribuirle un carácter preventivo y a todo podemos encontrarle algún efecto beneficioso, lo que nos conduce a una suerte de relativismo muy poco convincente, a mi parecer. A prácticamente cualquier intervención quirúrgica se le podrían encontrar efectos beneficiosos, por ejemplo, de igual manera que cualquier órgano o extremidad es susceptible de contraer una enfermedad, de manera que cualquier extirpación o mutilación podría ser defendida bajo el argumento de la prevención.

      La necesidad tampoco me parece un argumento suficiente. Aquí también pareces estar pidiéndome explicaciones respecto a sentencias que yo no he hecho. Yo podría necesitar tu corazón en un momento dado, pero eso no justifica que te lo quite, de igual forma que en determinadas circunstancias podríamos necesitar comernos a otros animales, pero eso no lo convierte en una acción correcta. La necesidad tampoco es una justificación moral. No al menos suficiente. En cualquier caso, no alcanzo a ver de qué supuesta necesidad estaríamos hablando en este caso. Lo que se propone es intervenir quirúrgicamente en el cuerpo de individuos que están perfectamente sanos. ¿Dónde se supone que está la necesidad?

      Eliminar
    4. El consentimiento no es que me parezca importante, es que me parece clave. Actuar por encima del consentimiento de los sujetos afectados es actuar por encima de su voluntad. Es, de hecho, actuar con ellos como si careciesen de voluntad. En esto consiste precisamente la cosificación de las personas. Ignorando la voluntad de los demás estamos actúan como si esos demás fuesen algo, y no alguien, y ninguna ética que pretenda ser racional puede llegar a amparar una cosa semejante.

      Sin embargo, cuando contraemos la tutela de alguien debido a circunstancias concretas, lo que hacemos es contraer la responsabilidad de su integridad. En eso consiste la tutela. Si el individuo en cuestión puede velar por sus necesidades e intereses por sí mismo, entonces no habría justificación para su cuidado o adopción. Pero el cuidado tampoco implica ignorar su voluntad. Al contrario, las decisiones que tomemos deben estar fijadas con base en sus intereses y deben cuidar de respetar sus derechos elementales.

      En todo momento, a cada instante, estamos actuamos sobre cualquier animal (humano o nohumano) que está bajo nuestro cuidado. No se trata por tanto de actuar o no sobre él. Se trata más bien de cómo actuamos sobre él, y la manera en que deberíamos hacerlo es respetando sus derechos básicos, derechos que sólo podrían llegar a ser violados en los casos en los que se produzca un conflicto claro. Por eso las medidas preventivas no lo son. No existe ningún conflicto real ahí. En el caso de las vacunas y las medicinas, ¿qué derecho se estaría violando con ellas? Me temo que sigo sin ver la analogía.

      Finalmente, no entiendo en qué forma perjudica o “provoca mucho sufrimiento” en alguien la reproducción. ¿Estás diciendo que la reproducción es alguna especie de mal que hay que suprimir de este planeta? Además, el sufrimiento es un mero fenómeno empírico. Del mero sufrimiento no se pueden deducir conclusiones morales. En este caso no estás sugiriendo proteger a los afectados de un agente patógeno o de circunstancias exógenas y particulares provocadas tal vez por algún agente moral. Simplemente consideras que la propia biología de los animales en cuestión presenta errores que habría que corregir. Es como si estuvieras queriendo corregir la naturaleza. No veo que sea muy diferente de alguien que sugiriera que la vida es un error y que por ello habríamos de tratar de extinguirla en su totalidad.

      Un saludo.

      Eliminar
    5. Hola.
      No digo que no explique algo, digo que no explica la cuestión de fondo. Decir estar en contra del canibalismo y de comer otras especies no explica por qué en ambos casos se debe estar en contra.

      En seres capaces de dar su consentimiento (si tomamos como importante eso) o capaces de entender las consecuencias de ciertas acciones o del sufrimiento al que se pueden enfrentar, no veo correcto o necesario intevenir. Pero en individuos que no tienen esa capacidad sí lo veo ético, sean humanos o no, con toda honestidad te lo digo. Siempre veré correcto intervenir en favor de ellos, realizar acciones intrínsicamente buenas para ellos, ya sea de prevención, beneficio o necesidad.

      Por eso el caso que mencionas de "si necesito un corazón" no van, acá no hablo de eso. Hablo justamente de lo que tú dices que consiste la "tutela".

      En todos los casos que hablo, siempre la acción tiene que ahorrar más sufrimiento (en el futuro o en la actualidad) o traer más experiencias positivas. Por ejemplo, en una situación de prevención: si cortar las uñas (sufrimiento pequeño) prevendría de un tumor (gran sufrimiento), veo que justifica la acción, mucho más cuando existen grandes probabilidades de la aparición del tumor sino se "cortan las uñas".
      Igual en el caso de beneficio, si trae mucho más placer que el dolor que causa.

      ¿Podrías decirme de dónde sacas que "voluntad = consentimiento" y decirme por qué es válida está definición?
      ¿Es la voluntad lo que nos convierte en "alguien"? ¿es la única característica relevante? ¿por qué sería relevante en todo caso? ¿Por qué no es racional la cosificación?

      En la parte de "conflictos claros". Deduzco que no consideras correcto que unos padres realicen mastectomía preventiva en alguna de sus hijas, incluso cuando haya grandes probabilidades de cáncer de mama. ¿Tengo que esperar a que se enferme para actuar?
      En el caso de las vacunas y medicinas, ¿es correcto pinchar a alquien sin su consentimiento? ¿Por qué estás formas de actuar sobre ellos sí es correcta?

      ¿No crees que la reproducción cause sufrimiento? ¿No crees que cargar con un embarazo y parir es doloroso? ¿No crees que las probabilidades de tener al menos una experiencia negativa en la vida es alta (para las crías)? Incluso si no tomas eso último, ¿lo primero no es suficiente?
      La "naturaleza" provoca sufrimiento y podemos mediante formas éticas eliminarlo. ¿Ves algo malo en ello?
      Pensaba que no estabas en desacuerdo en controlar su reproducción, que solo diferías en la forma. Aparentemente no.
      ¿Por qué de fenómenos empíricos no se pueden deducir conclusiones morales?
      No veo nada malo con la extinción en sí. Si nadie existe, nadie sufre. Solo que hay formas correcta y otras no. La no-procreación no me parece incorrecta.

      Saludos.

      -Karla.

      Eliminar
    6. Hola otra vez, Karla.

      Yo creo que sí explica la cuestión de fondo. Explica que estamos haciendo a los nohumanos algo que los humanos no aceptamos sin que exista ningún razón que sugiera que ellos adoptarían una postura diferente. ¿Qué más cuestión puede haber? ¿Es que acaso me estás preguntando por qué los humanos no lo aceptamos? Pero eso sería como preguntarme por qué no aceptamos ser asesinados. Dices que lo ves “ético”, pero yo creo que lo que tú llamas “ético” es una simple expresión de tus propios deseos. Simplemente deseas que aquello que se impone a los nohumanos sea impuesto también a los humanos. Falta la justificación moral (aunque quizá esté fuera de lugar reclamar argumentos morales para un mero deseo de imposición).

      Una cosa es la reproducción y otra cosa son los partos y los embarazos. Los hombres, por ejemplo, también nos reproducimos, y, sin embargo, ni cargamos con embarazos ni parimos, así que la reproducción no puede ser reducida a tales hechos. Por no hablar de que el dolor de los partos es un rasgo bastante característico de las hembras humana (a pesar del cual se siguen reproduciendo), o que la simple posesión de órganos reproductores no deriva necesariamente en la reproducción. En cualquier caso, sigues limitándote a presentar hechos (imprecisos, como digo, y más o menos cuestionables), y yo insisto en que no se pueden sacar conclusiones morales de los simples hechos porque de lo que es no se deduce lo que debe ser. Digamos que X causa sufrimiento. ¿Y qué? Lo mismo daría decir que el sol calienta o que el agua moja. Lo que ocurre es que tú ya asumes que aquello que causa sufrimiento debe ser erradicado. Pero no deja de ser eso, una simple asunción.

      No es racional tratar a alguien como si fuera una cosa por el mismo motivo por el que no es racional tratar a un microondas como si fuera un balón de fútbol, básicamente. Ni los microondas son balones de fútbol, ni las personas somos cosas. Actuar como si lo fuéramos sería ir en contra de lo que dicta la lógica. La lógica nos señala que, a diferencia de las cosas, las personas tenemos conciencia, voluntad, identidad, autonomía, intereses...; que valoramos lo que nos ocurre y que nos valoramos a nosotros mismos independientemente de que otros nos otorgan algún valor; que tenemos, en definitiva, un valor intrínseco más allá de nuestro valor instrumental. Actuar con las personas como si fueran cosas —como si poseyeran un mero valor instrumental— sería actuar con ellas como lo que, de hecho, no son.

      Eliminar
    7. En fin, Karla, no veo que esta conversación nos esté conduciendo a ninguna parte. Si he de creer todo lo que afirmas, entonces se hace evidente que partimos desde perspectivas morales diametralmente distintas, y siendo así, llegar a un acuerdo respecto a temas concretos como estos se antoja una empresa sumamente complicada.

      Por otro parte, y a riesgo de sonar descortés, parece que cada una de mis explicaciones te limites a responderla con un “¿por qué?”. Cualquier cosa puede ser respondida con un “¿por qué?”. Bien podrías haberme preguntado también por qué te dije “hola”, y si respondo que he dicho “hola” por educación, puedes preguntarme después por qué he procurado ser educado, y si respondo que lo hago para mantener un tono cordial, me puedes preguntar por qué busco un tono cordial... Así podríamos tirarnos la vida entera. Es el juego de nunca acabar.

      Además, no me da la sensación de que prestes demasiada atención a las cosas que te digo. Muchas de las preguntas las encuentro reiterativas; sigues atribuyéndome ideas o afirmaciones que no he llegado a expresar en ningún momento (como lo de “voluntad=consentimiento”, por ejemplo); o haces cosas tales como preguntarme si sería correcto pinchar a alguien para acto seguido pedirme que explique por qué sería correcto hacerlo. Respondes tú misma a tus propias preguntas en torno a analogías que tú misma has formulado, y después me pides que dé una explicación de tus respuestas. Sintiéndolo mucho, he de decir que no son éstas condiciones que animen a continuar con tan extensas disensiones.

      Por mi parte, creo haber expuesto sobradamente las razones por las que considero incorrectas las castraciones, mientras que por la tuya sólo he observado una simple manifestación constante de tus propios deseos y preferencias más subjetivas. Es la conclusión que yo saco, que probablemente no te satisfará. Sea como fuere, no creo que esta discusión esté discurriendo por cauces que prometan una resolución. Llegados a este punto, y una vez abordados los puntos fundamentales, entiendo que sólo queda esperar a que cada cual saque sus propias conclusiones.

      Te mando un abrazo fuerte.

      Eliminar
  6. ¿Què significa que no puedan valerse por sì mismos? Si la frustraciòn de intereses no es mala cuando no hay un "agente moral" que la cause directamente, ¿por què tendrìamos que evitarla en animales que hayamos traìdo al mundo? Es como poner como paràmetro que los animales que traigamos al mundo cumplan con la capacidad de hacer cualquier otra cosa que no sea proteger sus intereses, al mismo tiempo que creemos que no no tiene nada de malo que no consigan lo que la caracterìstica que elijamos logra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buenas.

      Por alguien que no se vale por sí mismo me refiero a alguien que no reúne las cualidades, características o capacidades básicas imprescindibles para satisfacer sus necesidades esenciales.

      En cuanto al resto de tu comentario, lo lamento muchísimo, pero me temo que no he sido capaz de entender su significado. Lo he leído repetidas veces, pero no he conseguido sacar nada en claro. Ignoro dónde radicará este problema de comunicación, pero al menos por el momento no estoy en disposición de poder darte una respuesta.

      Lo lamento de veras.

      Un saludo.

      Eliminar
    2. Yo sí logré entender en parte el comentario, eso creo, quizás pueda ayudar explicándolo, además que son dudas que comparto.

      -¿Por qué es legítimo actuar en animales que "hemos traído al mundo" (un agente moral)? ¿Y no en aquellos que sufren por causas no humanas? ¿Por qué tomas esa característica como relevante?

      Saludos.

      -Karla.

      Eliminar
    3. Porque si nosotros le hemos traído al mundo, entonces no somos ajenos a sus circunstancias. No responde tanto a los atributos que presente el sujeto en cuestión como a un principio de responsabilidad.

      En cualquier caso, yo no he dicho que no sea legítimo actuar sobre individuos que sufran por causas no humanas. Si fuera así, entonces sería incorrecto actuar sobre las víctimas de un terremoto, por ejemplo, y no estoy en absoluto de acuerdo con esa opinión. Continúas/continuáis atribuyéndome ideas o afirmaciones que yo no he expresado, y debo decir que resulta un defecto bastante molesto, la verdad.

      Un cordial saludo.

      Eliminar

Toda participación será bienvenida siempre que cumpla con las normas del blog. No obstante, con efecto de conseguir una comunicación civilizada y evitar de entrada situaciones indeseables, todos los comentarios deberán pasar por un filtro de moderación previo a su publicación. Gracias por su paciencia y comprensión.