sábado, 22 de julio de 2017

EL ESPECISMO COMO UN PROBLEMA DE OTRA ÉPOCA Y LUGAR


Cuando pensamos en determinadas injusticias sociales, como puede ser el caso de la esclavitud de seres humanos, nuestra mente nos evoca irremediablemente a épocas y/o lugares remotos perdidos ya en el tiempo. Visualizamos la esclavitud humana con los campos de algodón de los estados sureños de Norteamérica, o con los colonos del pasado, que no sólo conquistaban las tierras, sino también las gentes que descubrían. Pensamos en los romanos, o en los egipcios, o en los esclavistas del siglo XIX que hacían sus negocios con vidas humanas traídas del continente africano. Lo mismo ocurre con el sexismo o el racismo, lacras que recordamos como imágenes ajadas y en blanco y negro; momentos de la historia que no alcanzamos a entender cómo pudieron llegar a ocurrir realmente.