Conceptos básicos


Ofrezco a continuación una breve descripción de algunos de los conceptos más habituales y fundamentales en torno al movimiento en favor de los nohumanos. Cada uno de los términos recogidos va acompañado a su vez de un enlace relacionado para aquellos que deseen más información al respecto:

---------------------------------------------------

ANIMALISMO: El concepto de "animalismo" (o "movimiento animalista") resulta en realidad muy vago. No representa más que un simple reduccionismo que engloba todos aquellos posicionamiento que muestren algún tipo de consideración hacia los nohumanos (o hacia algunos nohumanos). El término "animalista" puede incluir tanto a veganos y defensores de los Derechos Animales como a personas que meramente estén en contra de las corridas de toros o colaboren con algunas protectoras de animales.

SINTIENCIA: La sintiencia o capacidad de sentir es la facultad de experimentar sensaciones o percepciones subjetivas, cualidad que surge a partir de la posesión de un sistema nervioso activo. Todos los seres dotados de un sistema nervioso activo son sintientes, poseen percepciones subjetivas, y esto implica necesariamente un grado mínimo de conciencia, es decir, la presencia de un yo. De ello deriva la individualidad, la personalidad, los intereses y todo aquello, en definitiva, que marca la diferencia entre el sujeto y el objeto, entre la persona y la cosa.

ESPECISMO: El especismo es la discriminación moral basada en la especie del individuo, equiparable de tal forma a otras discriminaciones como el racismo o al sexismo. La forma de especismo más común es el antropocentrismo, la creencia de que sólo los seres humanos tienen valor moral, o que los intereses de los nohumanos están supeditados a los de los humanos. Se niega, por tanto, el valor inherente del resto de animales, pasando con ello a otorgarles un mero valor instrumental (cosificándolos).

VEGANISMO: El veganismo es un principio moral de rechazo a la explotación de animales nohumanos. Implica la consideración moral de éstos, un reconocimiento y respeto a su condición de personas, es decir, de individuos con intereses básicos y derechos inalienables, tales como la vida o la libertad. En la práctica, el veganismo se traduce en un rechazo a cualquier práctica, recurso o servicio que implique la explotación, asesinato y/o esclavitud de los nohumanos, esto es: alimentos de origen animal, ropa y complementes de origen animal, circos con nohumanos, zoológicos, cosméticos con ingredientes de origen animal o experimentados sobre ellos, etc.

VEGETARIANISMO: El vegetarianismo es una simple dieta, una dieta caracterizada por no incluir cadáveres de animales, aunque llega incluso a admitir excepciones respecto a este particular. Como toda dieta, su adopción puede venir motivada por muy diversos motivos, tanto éticos como medioambientales, nutricionales, económicos, etc. No debe confundirse (tal y como acostumbra a hacerse) con el veganismo. Por más que pueda haber vegetarianos que lleven una alimentación 100% vegetal (requisito que sí es imprescindible en la práctica del veganismo), ambos conceptos pertenecen a categorías muy distintas.

BIENESTARISMO: El bienestarismo es una doctrina derivada del utilitarismo. Sus partidarios reconocen un único (o antepuesto a los demás) interés a los nohumanos: el interés en no sufrir. Su fijación es la erradicación o disminución del sufrimiento infligido a los nohumanos. Se acepta en esta postura la explotación ejercida sobre el resto de animales, pero se insta a que esa explotación provoque sobre las víctimas el menor sufrimiento posible. El bienestarismo es, por tanto, contrario al veganismo, puesto que los bienestarista no reconocen un valor intrínseco a los nohumanos, viendo a estos, de tal forma, no como fines en ellos mismos, sino como medios para un fin.

NEO-BIENESTARISMO: Los neo-bienestaristas, al igual que los bienestaristas clásicos, mantienen como eje central de su ideología la reducción del sufrimiento, pero con alguna modificando respecto a su enfoque y objetivos. Pueden reivindicar la prohibición de algunas formas de explotación especista en lugar de meras regulaciones, y algunos afirman que su objetivo final sería la abolición total, pero en ningún caso por estar en contra de la explotación misma, sino por considerarlo el método más efectivo para esa ansiada reducción de sufrimiento. Muchos también rechazan el consumo de productos de origen animal, pero sólo como consecuencia del mismo planteamiento, no como respuesta al imperativo del veganismo. 

PROTECCIONISMO: El proteccionismo describe aquella corriente que aboga por adoptar una actitud protectora con respecto al resto de animales. Es una postura paternalista y fuertemente antropocétrica que no concede una consideración moral real a los demás animales, sino meramente estética o sentimental. Está motivada por preferencias personales, razón por la cual tiende a favorecer a determinados grupos animales sobre otros, especialmente perros y gatos, pero también comúnmente  primates, tigres, focas o cetáceos. 

ECOLOGISMO: Parece apropiado prestar atención a este concepto dada su habitual asociación con el "animalismo". El ecologismo es un movimiento de defensa de la ecología y el medio ambiente, y no guarda propiamente ninguna relación con la ética de los Derechos Animales. En realidad, no es inusual que ambas corrientes entren en conflicto directo. Comúnmente, el ecologismo tan sólo concede a los nohumanos un mero valor instrumental, ecológico, y su atención está puesta mucho antes en las especies que en los individuos. Conviene matizar, no obstante, que bien podrían el ecologismo y los Derechos Animales converger en armonía, siempre y cuando el primero respetase y priorizase el valor inherente de los animales como individuos. 

CAMPAÑA MONOTEMÁTICA: Es aquella campaña (acto, manifestación, reivindicación...) en contra de algún tema concreto que implique explotación animal. Las reivindicaciones, de tal forma, no van dirigidas a la explotación especista en su totalidad, sino a alguna de sus específicas manifestaciones. Son campañas monotemáticas, por ejemplo, aquellas dedicadas a las corridas de toros, la caza, los circos o las pieles.

ABOLICIONISMO: El abolicionismo puede entenderse como la doctrina vegana llevada a un plano político y legal. El abolicionismo defiende que todos los seres sintientes deben contar al menos con un derecho fundamental: el derecho a no ser tratados como propiedad, y reivindica por ello el fin de toda explotación animal institucionalizada, no aceptando y estando en oposición a aquellas posturas regulacionistas que se limitan a solicitar de una u otra manera cambios o regulaciones en dicha explotación. 

DERECHOS ANIMALES: La ética de Derechos Animales representa un reconocimiento a los derechos básicos e inalienables de todos los seres sintientes. Los seres sintientes, las personas, somos fines en nosotros mismos y poseemos por ello unos derechos básicos que deben ser inviolables, sin discriminación por sexo, raza, orientación sexual, especie, etc. Puede ser interpretado como una extensión del veganismo o como la conciliación de éste con otras doctrinas similares (feminismo, humanitarismo, etc.), haciéndolas extensibles hacia todos los seres con capacidad de sentir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Toda participación será bienvenida siempre que cumpla con las normas del blog. No obstante, con efecto de conseguir una comunicación civilizada y evitar de entrada situaciones indeseables, todos los comentarios deberán pasar por un filtro de moderación previo a su publicación. Gracias por su paciencia y comprensión.